Finding Resilience in Relationships

March 26, 2019

This semester, Maddy, one of our international students, undertook an independent study project with environmental education center Zanja Arajuno during our time in the community of La Mariscal. Her project explores both community resilience & the resilience of nature in the face of modern challenges and structures, such as globalization. In this blog, she reflects on her learning throughout this project, exploring how stronger relationships with community and nature can be forms of resilience against globalization, capitalism, and modernization. Thank you for sharing Maddy!

 

(As a multi-lingual organization, it is important to share blog entries in Spanish, like this one. Don't speak Spanish? Copy-Paste into Google Translate and you get a very understandable version.)

 Como una estudiante de relaciones internacionales y sostenibilidad ambiental, a menudo investigo innovaciones sociales para la resistencia en una escala grande. Preguntamos: ¿Cómo puede el mundo unirse para resolver el cambio climático?, y ¿Qué es el desarrollo más nuevo en la tecnología verde o la infraestructura azul? Estas preguntas y sus respuestas son muy importantes. Sin embargo, mi estudio independiente me ha hecho cambiar mi enfoque desde la escala grande al nivel del individuo. 

 

Me di cuenta de que una parte importante de una vida de practicas sostenibles y resistencia contra la globalización ocurre al nivel individual. Esta es la razón por qué dibujé dos manos. Las manos son símbolos de conexión física y toque humano. Podemos usar nuestras manos y todos nuestros cuerpos para conectar con otras personas y con nuestro entorno.

 

Este semestre, he usado mis manos para sembrar árboles en Zanja Arajuno—árboles para la reforestación que crecerán a ser parte del bosque primario. He usado mis manos para tocar seibos que han vivido por cientos de años. He usado mis manos para pararme cuando me caigo durante nuestras caminatas. La piel de mis manos ha conectado con tierra, lodo, y piedra.   

 

Este semestre, he usado mis manos para preparar mi propia comida (o miré cómo mi mamá usaba sus manos). He pelado yuca. He hecho la masa para empanadas. He cortado un árbol para guineos. He matado y limpiado tilapia para el almuerzo. Yo he desarrollado a una relación y comportamiento nuevo con el ciclo natural de vida y muerte. Tengo una conexión mas cerca con las cosas que pongo en mi cuerpo. Típicamente sé de donde viene la comida que como. 

 

A los Estados Unidos le falta esta relación íntima, especialmente en las zonas urbanas y sub-urbanas. No nos conectamos con la naturaleza allí en la misma manera en la que conectamos con ella aquí. En los EE. UU., típicamente no conocemos ni cuidamos de las plantas y animales que comimos. 

 

Tener una relación física y personal con la naturaleza así es una forma de resiliencia contra la globalización. Es resistencia contra el capitalismo y una vida en que pensamos que los humanos están encima de y más allá que el medio ambiente natural. 

 

Usamos nuestras manos para conectarnos con la naturaleza. Nosotros, como humanos y como animales, somos de igual manera una parte de la naturaleza. Usamos nuestras manos y cuerpos para conectar con otros humanos. Las relaciones cercas en las comunidades que hemos visitado son formas de resiliencia también. En la academia occidental hay una frase para estos tipos de relaciones en comunidades. Se llama “capital social”. La capital social es la capacidad de vivir juntos en harmonía y trabajar juntos para responder a desafíos, sea mingas, un esfuerzo grupal para llevar a los estudiantes al colegio cuando no hay buses, o ayudar a una familia cuando alguien se enferme. 

 

Usamos nuestras manos para saludarnos y expresar amor. Usamos nuestras manos para trabajar, hacer labor manual. Usamos nuestras manos para ayudarnos enseñar y compartir conocimiento. Usamos nuestras manos para construir relaciones. Tener relaciones fuertes y personales con la naturaleza, con la tierra y el agua, y con seres vivos es una practica sostenible. Es una manera de resistir la globalización—la globalización, dónde a menudo eliminamos nosotros mismos de la naturaleza porque estamos sentados en un edificio, o eliminamos nosotros mismos de conexión personal/social porque estamos usando nuestros celulares o computadoras.

 

Pero, todos nosotros podemos usar nuestras manos y nuestros cuerpos para conectarnos con la naturaleza, juntos. Todos tenemos la capacidad de este tipo de resiliencia. 

 

Please reload

Featured Posts

What “Paro” Stands For

November 12, 2019

1/3
Please reload

Recent Posts

September 10, 2019

Please reload

Archive
Please reload